BALANCE ANUAL DE LA ACTIVIDAD DE FISCALIZACIÓN DEL TRIBUNAL DE CUENTAS 2016

Más de la mitad de los informes aprobados en 2016 responden a fiscalizaciones sobre la gestión pública delos ejercicios 2014 y 2015

De acuerdo con uno de los objetivos de la Institución -realizar fiscalizaciones temporalmente más cercanas a la gestión del sector público-, y derivado del avance en su proyecto de modernización de los procedimientos, en 2016 el Tribunal de Cuentas incrementó, en un 12,96%, el número de informes aprobados sobre los dos últimos ejercicios.

Además de la Memoria de 2015 y de una Moción a las Cortes Generales, el Tribunal aprobó 60 informes de fiscalización, en los que destaca el impulso dado a las fiscalizaciones operativas. Entre ellas, cabe señalar las relacionadas con: el control de los deudores de la Seguridad Social, las prestaciones farmacéuticas, las universidades públicas, la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre, el Consorcio de Compensación de Seguros o el IMSERSO.

En el pasado ejercicio, la actividad fiscalizadora amplió su campo de análisis al introducir el examen del cumplimiento, por parte del sector público, de los principios de transparencia establecidos en el ordenamiento jurídico.

Madrid, 27 de marzo de 2017.- Durante el pasado ejercicio, del total de 60 informes aprobados por el Pleno del Tribunal de Cuentas, un 51,66% de los mismos correspondían al análisis de la gestión del sector público de los dos últimos ejercicios (2014 y 2015). Respecto al año anterior, esta cifra supone un avance de 12,96 puntos porcentuales, ya que en el porcentaje de informes aprobados en 2015, sobre la gestión pública de los años 2013 y 2014, fue de un 38,70% del total.

El avance registrado en la reducción de plazos es resultado del proyecto global de mejora de procedimientos que el Tribunal viene acometiendo, fundamentalmente desde la innovación tecnológica, con el objetivo de impulsar la eficacia y eficiencia de la actividad fiscalizadora sobre el sector público. Entre estos avances, cabe destacar la aplicación para el procesamiento automático, tanto de los certificados electrónicos de pagos a justificar y anticipos de caja fija -unos 50.000- que recibe el Tribunal, como de la información remitida a través de la plataforma de rendición de cuentas de entidades locales y la de rendición de contratos suscritos por las entidades del sector público estatal y autonómico.

Además de los informes de fiscalización, el Pleno de la Institución, aprobó una Moción a las Cortes Generales sobre la necesidad de desarrollar un adecuado marco legal para el empleo de las encomiendas de gestión que realizan las Administrativas Públicas, así como la Memoria Anual del Tribunal de 2016.

Dentro de este conjunto de informes, se encuentra la Declaración sobre la Cuenta General del Estado del ejercicio 2014, una de las actividades fiscalizadoras más relevantes del Tribunal; ya que en ella se analiza información sobre: la situación financiera y patrimonial, el resultado de la actividad económico-patrimonial y la ejecución del presupuesto de las entidades que integran el sector público estatal.

Respecto al resto de fiscalizaciones, cuyo principal objetivo es el de contribuir a la mejora de la calidad de la actividad económico-financiera pública -con especial hincapié en la fiscalización de aquellas prácticas que puedan propiciar el fraude y la corrupción-, cabe señalar el nuevo aspecto abordado en la actividad fiscalizadora del Tribunal: el cumplimiento de los principios de transparencia establecidos en la normativa.

Sobre esta base, el Tribunal de Cuentas ha dado prioridad a las fiscalizaciones que están relacionadas con significativos volúmenes de ingresos y gastos públicos. Así como sobre las áreas que puedan ser susceptibles de un mayor riesgo en la gestión económico-financiera del sector público. Entre estas, se encuentran las relativas a la/s: contratación; encomiendas de gestión; subvenciones; retribuciones e indemnizaciones recibidas por ceses de altos cargos o medidas económicas en distintos ámbitos del sector público, como es el caso del Informe de fiscalización sobre el proceso de reestructuración bancaria, aprobado por el Pleno el pasado 22 de diciembre.

En este punto cabe destacar la aprobación, en esa misma fecha, de la Moción a las Cortes Generales sobre las reformas legales en materia de enmiendas de gestión, que fue elaborada por el Tribunal tras los resultados arrojados en varios informes de fiscalización realizados, tanto del Tribunal como de los OCEX, sobre la utilización de esta figura de contratación.

En el ámbito empresarial, por su parte, algunas de las fiscalizaciones aprobadas durante 2016 se han orientado al análisis de distintas operaciones, como, por ejemplo, las derivadas del otorgamiento de avales y garantías; o de las actividades relacionadas con las infraestructuras de transporte, entre ellas, las correspondientes al tranvía de Parla o a la ampliación del Puerto de Gijón.

Asimismo, el Tribunal ha acometido la fiscalización de las actuaciones desarrolladas por las comunidades y ciudades autónomas, en relación a los planes económico-financieros, de reequilibrio y de ajuste de las citadas encomiendas de gestión, y la gestión del plan de pago a proveedores.

Respecto al sector local, la Institución realizó la fiscalización del tranvía de Parla, así como del cumplimiento de los planes de corrección de los desequilibrios financieros y de la gestión recaudatoria en Ayuntamientos de municipios con población superior a 100.000 habitantes de Comunidades Autónomas sin Órgano de Control Externo.

En cuanto a partidos políticos, en 2016 se aprobaron diversos informes de fiscalización sobre las contabilidades de los comicios electorales celebrados en 2015, referidos a las elecciones a las Cortes Generales, así como a las elecciones locales y autonómicas de 2015.

En este punto cabe destacar que, durante el pasado ejercicio, el Tribunal de Cuentas puso a disposición de las formaciones políticas un sistema para la presentación de sus contabilidades electorales, que ya venía utilizando en la rendición de cuentas y de otra información empleada en la fiscalización de otras entidades: la presentación telemática. Con este método, el Tribunal no sólo simplifica el tratamiento de la información a analizar -hasta ahora se realizaba manualmente-, sino que puede realizar, en menor tiempo, un mayor número de comprobaciones.

Dada la novedad de este sistema, y para facilitar el procedimiento de rendición de cuentas a los partidos políticos, la Institución realizó, durante los últimos meses de 2015, una labor de información sobre el mismo a todas las formaciones, en la que, además, se aportaban todos los detalles necesarios para que las formaciones políticas pudieran trabajar internamente de cara a presentar sus contabilidades dentro del plazo legalmente establecido.

Actividad de auditoría en el ámbito internacional

Además de las actuaciones concretas y de carácter extraordinario sobre la gestión nacional e internacional de programas especiales de armamento y material para las fuerzas armadas, el Tribunal de Cuentas mantiene, de forma permanente, relaciones con diversas organizaciones internacionales que pertenecen a sectores tan diversos como el de la Sanidad o la Defensa. Esta vinculación, en algunas ocasiones, está relacionada con el ejercicio de la auditoría externa sobre los estados financieros de determinadas organizaciones internacionales y, en otras, sin embargo, la labor de nuestra Institución consiste en participar en los comités de auditoría de tales organizaciones.

Durante 2016, el Tribunal de Cuentas la Institución presentó los resultados de su última auditoría realizada sobre los estados financieros correspondientes al ejercicio de 2015 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) -agencia de salud pública internacional más antigua del mundo y rama americana de la Organización Mundial de la Salud-.

En este ámbito cabe también destacar que, el pasado mes de mayo, el Tribunal de Cuentas asumió el mandato de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) para auditar sus estados financieros, durante el trienio 2016-2019. Entre otros aspectos, la Institución española analizará: los sistemas de registro contable, el control interno, la economía, eficacia y eficiencia de los procedimientos de administración y, en general, la gestión de la Organización internacional.

Fuente: Tribunal de Cuentas

Actualidad

Prev Next

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información