El Congreso vota hoy la moción para permitir a los ayuntamientos invertir su superávit de 4.500 millones

El Pleno del Congreso de los Diputados votará este jueves una moción del PSOE en la que reclama al Gobierno una revisión de la regla de gasto de las entidades locales para que los ayuntamientos puedan destinar su superávit total de 4.500 millones de euros a inversiones y planes de empleo.

La moción del PSOE es consecuencia de una interpelación al ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, del pasado mes de diciembre, en la que Montoro ya mostró la voluntad del Gobierno de revisar la regla de gasto durante los primeros meses de este año para acomodar el contenido de esa norma a la nueva situación financiera de las administraciones públicas.

La iniciativa del Grupo Socialista podría salir adelante gracias al apoyo mostrado durante el debate de la misma por el PNV, PDECat, ERC y Coalición Canaria, frente a la abstención anunciada por Ciudadanos o el apoyo de algunos puntos de Compromís.

Conforme a la regla de gasto, los ayuntamientos no pueden gastar el superávit que acumulan ya que la norma limita el incremento del gasto público al crecimiento potencial de la economía con el fin de evitar desequilibrios financieros en las cuentas de los consistorios.

Al mejorar el crecimiento, con un alza del 3,2% en el conjunto de la economía en 2016, el margen de gasto para las corporaciones locales es mayor.

Según las cuentas del PSOE, los 4.500 millones de superávit de las entidades locales españolas podría traducirse en unos 70.000 puestos de trabajo, pero los ayuntamientos no pueden poner en marcha por ejemplo planes de empleo con ese dinero sobrante.

El presidente de la Comisión de Hacienda y Función Pública, el socialista Antonio Pradas, ha anunciado que el Grupo Socialista buscará la complicidad del resto de grupos parlamentarios para derogar la "contrarreforma local del PP".

En su defensa de la moción socialista sobre la aplicación de la regla de gasto a las entidades locales, Pradas ha criticado que la ley se sacó adelante "sin escuchar a la mayoría de los alcaldes y no ha aportado nada bueno a las corporaciones locales", sino que ha colocado a los ayuntamientos "en una situación de desigualdad y servidumbre en relación al resto de las administraciones de Estado".

De esta forma, se ha comprometido a impulsar una nueva ley de bases de régimen local, que defina claramente las competencias municipales, y una nueva ley de haciendas locales que asegure su financiación, así como a abordar simultáneamente "el marco político y el horizonte de lo que debe de ser la financiación local y la financiación autonómica".

Por el contrario, el diputado de Ciudadanos, Francisco de la Torre, ha defendido que la regla de gasto es "la misma" para todas las administraciones y limita el crecimiento del gasto, por lo que considera que se trata de una norma "básica" por ser "la única forma de mantener la sostenibilidad de las administraciones".

No obstante, ha indicado que se puede redefinir la regla de gasto, si bien ha insistido en que el dinero se destina a reducir y amortizar la deuda, ya que cuando se dispone de él con frecuencia se invierte "mal". "Estamos hartos de ver aeropuertos vacíos", ha apuntado.

De su lado, el portavoz de Unidos Podemos en la Comisión de Hacienda, Alberto Garzón, ha criticado la "ideología de la austeridad y la consolación fiscal" implantada por el PP como "única opción" en sus sucesivas legislaciones. Garzón ha denunciado que los ayuntamientos tengan una "camisa de fuerza" cuando "tendrían que ser los que más ayudas tuvieran".

CRÍTICAS DE LOS NACIONALISTAS

Por su parte, desde ERC Teresa Jordá también ha avanzado el apoyo a la moción criticando que la regla de gasto "condena a más sacrificios y austeridad" y ha denunciado la "injusticia" de que la Administración estatal acumule la mayoría de la deuda mientras se obliga a mayores restricciones a comunidades autónomas y corporaciones locales. "Se producen alarmantes desequilibrio", ha advertido.

En este sentido, Idoia Sagastizabal, del PNV, ha lamentado la imposibilidad de utilizar los remanentes para inversiones y políticas sociales, así como el "poco margen" de los ayuntamientos para aumentar sus ingresos ante la "poca" capacidad normativa para regular los impuestos.

Entre tanto, el PDECat, Compromís, Coalicion Canaria y Nueva Canarias también han mostrado su apoyo a la iniciativa. Antoni Postius, del PDECat, ha reprobado que con la regla de gasto el superávait no sirva para contar con más recursos; Joan Baldoví de Compromís ha indicado que su formación votará algunos puntos al ver la moción "absolutamente insuficiente", y ha denunciado la "camisa de fuerza que maniata a los ayuntamientos".

Entre tanto, Desde Nueva Canarias y Coalición Canaria, los diputados Pedro Quevedo y Ana Oramas, respectivamente, han señalado que "no tiene sentido" tratar por igual a los incumplidores y a los cumplidores, y han reclamado que se pueda utilizar el superávit en un contexto en el que hay ayuntamientos que agotan las ayudas de emergencia.

Por el contrario, el diputado 'popular' José Vicente Marí ha recordado que en el seno de la Comisión Nacional de las Administraciones Locales (CNAL) ya se acordó crear un grupo de trabajo para revisar la regla de gasto en el primer semestre del año, y ha indicado que su grupo parlamentario ha propuesto enmiendas y una enmienda transaccional.

Marí ha abogado por revisar la regla este año y estudiar los costes de fondo de proveedores, si bien ha dicho no coincidir en la propuesta socialista de volver a la modificación de la Ley de Estabilidad de los socialistas de 2006.

Fuente: El Economista

Actualidad

Prev Next

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información