LA TRANSPARENCIA INFORMATIVA DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS. EL DERECHO DE LAS PERSONAS A SABER Y LA OBLIGACIÓN DE DIFUNDIR INFORMACIÓN PÚBLICA DE FORMA ACTIVA

La transparencia informativa de las Administraciones públicasAutor: Miguel Angel Blanes Climent

Número de Páginas: 770

La presente obra no puede ser más actual y oportuna teniendo en cuenta que se acaba de aprobar la primera Ley estatal de la democracia española sobre esta materia: la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. No obstante, este libro no se limita únicamente a comentar y analizar exhaustivamente el contenido de la nueva norma estatal, así como las autonómicas aprobadas hasta el momento, sino que va mucho más allá. 

 

Nos encontramos ante un trabajo de investigación que analiza la situación legal y judicial existente en las principales democracias del mundo y en el ámbito de Naciones Unidas, Consejo de Europa y Unión Europea. Se trata, por tanto, de una poderosa herramienta para saber quién, cómo, cuándo, dónde y a qué tipo de información financiada con fondos públicos se puede acceder por parte de los ciudadanos. Y lo que es más importante: qué recursos administrativos y judiciales se pueden presentar cuando la información no es facilitada y cuáles son sus consecuencias disciplinarias, patrimoniales y penales.

 

La información que se resiste a ser publicada -bien a solicitud de los ciudadanos, bien de oficio, de forma activa por la Administración pública- es toda aquella que permite a los ciudadanos controlar la gestión de los asuntos públicos, exigir la rendición de cuentas y denunciar casos de despilfarro o corrupción. 

 

El autor se apoya en su dilatada experiencia práctica como funcionario público para escribir, sin reservas ni miedos, sobre el acceso a la información que más interesa a los ciudadanos y más inquieta a las autoridades públicas: a) adjudicatarios y coste final de los contratos públicos; b) datos urbanísticos y medioambientales; c) presupuesto y cuentas públicas; d) sueldos, dietas y viajes de los cargos electos y funcionarios; e) financiación de partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales; f) listas de espera sanitarias y de vivienda; g) beneficiarios de subvenciones; h) publicidad institucional; i) los servicios públicos de interés general prestados por entidades privadas -telecomunicaciones, electricidad, gas, servicios postales- y los concesionarios de servicios públicos –agua, residuos, transporte, sanidad- etc.   

 

La originalidad de la obra radica en efectuar un análisis transversal y sectorial del acceso a la información pública en las principales materias que constituyen el campo de actuación de las Administraciones públicas.  

 

El esquema del libro es muy claro. Ninguna materia relacionada con la transparencia se queda fuera de análisis: 1) el servicio público de información; 2) la información pasiva: el derecho de acceso a la información pública a solicitud de las personas; 3) la información activa: la información pública que debe difundirse de forma activa, de oficio, sin que el ciudadano lo solicite; 4) los mecanismos de tutela: qué puede hacer el ciudadano cuando no obtiene dicha información; 5) el sistema de responsabilidad: qué ocurre si la información no se facilita o resulta incorrecta; 6) el fortalecimiento del derecho a saber: el autor detalla las medidas concretas que se deberían aplicar para mejorar el acceso a la información; y, finalmente, 7) las conclusiones: exponen sin rodeos ni ambages un total de 42 directrices que describen claramente la situación actual y el camino a seguir. 

 

Coincido absolutamente con el autor en que el derecho a saber de los ciudadanos no se debe limitar a la actividad de las Administraciones públicas, sino que debe extenderse a las actuaciones desarrolladas por todas las entidades públicas o privadas financiadas con fondos públicos. En un sistema verdaderamente democrático, todas las entidades o instituciones sostenidas con dinero público, sin excepción, deben rendir cuentas e informar a los ciudadanos sobre sus actuaciones. No sólo cada cuatro años con ocasión de las elecciones. 

 

El tema de la transparencia de los poderes públicos no es sencillo. Hay que facilitar la máxima información posible sin poner en riesgo los datos personales de los ciudadanos y los intereses generales defendidos por la Administración pública. Esta ponderación o equilibrio de intereses es analizada con detalle por el autor en cada materia tratada.

 

La lectura del presente libro no sólo es recomendable por tratarse de una tesis doctoral que ha obtenido la calificación de sobresaliente “cum laude” por un Tribunal Calificador integrado por Catedráticos de Derecho Administrativo expertos en la materia de acceso a la información pública, sino porque está redactado con la claridad, rigor y concisión necesarios para resultar atractivo tanto a los juristas como a los ciudadanos en general. 

 

Recensión realizada por: JOSÉ ANTONIO IVARS BAÑULS, Secretario de Administración Local.

 DATOS DE LA OBRA

Autor: MIGUEL ANGEL BLANES CLIMENT

mablanescliment@gmail.com 

ISBN: 978-84-9059-397-4

Editorial: Aranzadi

Número de Edición: 1

Fecha Edición: 08/04/2014

Colección: Estudios Aranzadi

Link del libro: http://www.tienda.aranzadi.es/productos/libros/la-transparencia-informativa-de-las-administraciones-publicas/5940/4294967293 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información