Píldoras del COSITAL 2018 para un espíritu libre de los funcionarios

Por Antonio Arias Rodríguez

La conferencia de Ricardo Rivero en la clausura del COSITAL2018 (ver entrada anterior) no versó sobre normativa ni jurisprudencia local. El rector salmantino, ante la atenta mirada del secretario vallisoletano Valentín Merino y del presidente colegial, José Luis Pérez,  presentó algunas reflexiones dedicadas especialmente a los habilitados nacionales, repasando una decena de películas o libros imprescindibles de las que podemos extraer interesantes lecciones.

Es cierto que los congresos sirven, fundamentalmente, para ponernos al día sobre los asuntos profesionales que nos trae el Boletín Oficial del Estado, pues necesitan ser interpretados y analizados en profundidad. La complejidad de las funciones de interventores, secretarios y tesoreros no permite ningún relajo y siempre deben estar a la última.

También el espíritu debe ser alimentado y por ello es de agradecer un discurso de cierre que nos hable de las enseñanzas del deporte, de la mejora por la (auto)crítica en los errores o en la toma de decisiones equivocadas. Desatendemos el factor humano de las instituciones. Es bueno que, desde fuera, se nos recuerde. Sobre todo si tenemos en cuenta que el control interno de las organizaciones es un proceso (COSO) que realizan las personas ¿No deberíamos prestarle más atención? No me refiero al análisis legal.

Nuestra Oficina Nacional de Auditoría, en sus normas (Nota 3/2016) no elude estos factores emocionales cuando evalúa el control interno de una organización y prepara su futuro trabajo estudiando la entidad y su entorno, lo que le permitirá calificar el grado de confianza que le suponga y si los riesgos están en límites razonables. Para ello utiliza cuestionarios, flujogramas, descripción de procedimientos y controles. Así, cuanto mayor confianza deposita en el control interno habrá pruebas menos exhaustivas.

En nuestro mundo fiscalizador, hay que reconocer al funcionario gaditano Luis BarrioTato, la iniciativa de investigar el factor emocional en la auditoría.  En un primer artículo (núm. 44/2008 de Auditoría Pública) se planteaba la importancia de la inteligencia emocional en las organizaciones y en la función de auditoría, estableciendo una correlación entre los elementos del control interno y las competencias emocionales, apuntando un modelo de cuestionarios para evaluarlo. En otro artículo posterior (núm. 49/2009 de Auditoría Pública) presentó el papel de la gestión emocional en la evaluación del entorno de control como elemento fundamental del control interno.

Todas las organizaciones, cualquiera que sea su tamaño, poseen una cultura con características distintivas alimentadas por medio de una serie de prácticas en recursos humanos. Así, la profesora Val Pardo distingue una cultura organizativa fuerte (liderazgo claro, símbolos y ritos de unidad, sentido de pertenencia, fomento y desarrollo de las capacidades disponibles, apuesta por los recursos humanos) y débil (descuido de los recursos humanos, tecnología obsoleta y dirección estratégica no clara y estructura no adecuada al medio).

También hay cultura autocrática (controles muy exhaustivos, jerarquía de la autoridad, distribución y estructuración vertical, fines y metas impuestos, sin facilitar el consenso) o participativa (fomento de la dimensión horizontal, grupos de trabajo autónomos y multidisciplinares, fluidez de información y confianza en los empleados). Por último, existe la gestión saludable (dirección con perspectiva externa y credibilidad interna, comportamiento que permite ajustar las acciones y necesidades y el fomento de la innovación) o enfermiza (la dirección no valora debidamente a sus empleados ni a los usuarios; la gestión es centralizada y muy burocrática con freno a la innovación). Intenta identificar dentro de este catálogo dónde te encuentras, querido lector. Disfruta mientras puedas si estás en una institución con una cultura fuerte, participativa y saludable, que es el óptimo al que debemos aspirar. En caso contrario ¿Qué puedes hacer para cambiarlo? ¿Contratar un consultor? Ya sé: estás especulando con escapar.

Otros estaréis pensando que en el sector público estos conceptos no importan (bromeaba yo hace más una década así). Aceptamos que los Consejos de Administración en las sociedades privadas deben velar por mantener, por ejemplo, una buena imagen de la organización, ante sus clientes. No despreciemos el capital reputacional en el sector público. ¿Cuánto le ha costado en ese aspecto a la Universidad Rey Juan Carlos el asunto Cifuentes? ¿Porqué 3.000 empresas huyen de Cataluña? No todo es el frío análisis económico.

Con su “teoría de las inteligencias múltiples”, Howard Gardner planteó la idea de que todos poseemos diferentes tipos de inteligencias (ya sabéis, en plural)  como la lógico-matemática, interpersonal, lingüística, espacial, musical …

En esta deliciosa entrevista (sorprendentemente buena la traducción del navegador Chrome para quienes no puedan seguirla en inglés) nos recuerda que si queremos tener una vida plena en el trabajo y fuera del ella, el mejor regalo que podemos tener es una buena educación, una que no sea estrictamente profesional. Cuidemos pues esa parte “no profesional” cultivando nuestro espíritu, conociendo nuestras emociones y las de nuestro entorno.

Fuente: Fiscalizacion.es

Actualidad

Prev Next

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información