Funcionarios, pensionistas, policías y Ayuntamientos: Montoro pone fin a la austeridad

Montoro ofrece a los funcionarios una subida del 6% en 3 años, un 2% variable y 11 días de conciliación

El ministro de Hacienda quiere mejorar las condiciones de los funcionarios, propone una prima para pensionistas y abre la mano con los Ayuntamientos

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y, por lo tanto, el responsable de administrar las finanzas del Estado, ha confirmado que la era de la austeridad ha llegado ya a su fin. Esta semana, Función Pública se ha reunido en dos ocasiones con los sindicatos y hoy lo hace otra vez para, probablemente, firmar un acuerdo plurianual por el que los funcionarios recibirán una importante subida salarial, tendrán 11 días al año de libre disposición para conciliar la vida laboral y profesional e, incluso, podrán recuperar la jornada de 35 horas.

En el caso de los sueldos, Montoro ha mejorado la oferta que realizó en septiembre y les asegura a los trabajadores públicos un incremento de sueldo del 6% en el periodo 2018-2020. Además, añade cerca de un 2% variable que completa el incremento hasta el 8% que ya se había planteado pero que, en este caso, tiene un mayor componente fijo. Y a ello habría que sumar, tal y como explica la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), unas décimas que las comunidades cumplidoras tendrán en su mano para realizar una subida adicional.

Asimismo, el Gobierno propone que los trabajadores públicos tengan acceso a horas de libre disposición acumulables para favorecer la conciliación familiar y laboral, para el cuidado y atención de mayores, discapacitados e hijos menores de edad. Según los cálculos de CSIF, se trata de una bolsa que representa el 5% de la jornada anual, lo que a efectos prácticos supone que los funcionarios tendrán 11 días de libre disposición.

A todo ello, Montoro ha sumado la posibilidad de recuperar la jornada de 35 horas en los ámbitos en los que estuviese implantada antes de la crisis. Para ello, al igual que en la mayoría de las demás propuestas, será necesario que la comunidad o Ayuntamiento en cuestión haya cumplido con los objetivos en materia de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.

De esta manera, el responsable de la Función Pública española cumple con lo que ya dijo al comienzo de esta legislatura: que los funcionarios iban a recuperar los derechos perdidos durante la crisis. En ello ha sido básico la buena marcha de la economía, que permite abordar una subida salarial que le costará más de 6.500 millones a la arcas públicas, según los cálculos de Hacienda. Pero, sin duda, también resulta evidente que en las medidas existe un importante componente electoral, y así se puede apreciar en otras actuaciones aprobadas o propuestas por Montoro.

Ayuntamientos, policías y pensionistas

Un ejemplo muy evidente es el decreto ley que el Gobierno va a aprobar este mismo mes y por el que los Ayuntamientos podrán reinvertir el déficit de 2017. Serán, según los cálculos de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), más de 5.000 millones extra para actuaciones que se podrán llevar a cabo hasta abril de 2019, esto es, justo antes de las elecciones municipales.

También se puede entender en esta misma clave la rebaja fiscal que Hacienda ha prometido para los pensionistas de mayor edad. La oposición, particularmente el PSOE y Podemos, están presionando para que las pensiones se vuelvan a ligar al IPC y lo han convertido ya en un argumento electoral. El Gobierno, en cambio, afirma que no hay margen para la indexación y trató de contrarrestar la presión del resto de fuerzas con la prima fiscal propuesta por Montoro, a lo que posteriormente añadió una posible revisión del Índice de Revalorización de las Pensiones (IPR), que actualmente está en el 0,25%.

Volviendo al ámbito del empleo público, la equiparación salarial entre las diferentes fuerzas de seguridad del Estado es otra muestra de que el ministro de Hacienda más longevo está dispuesto a gastar más, e incluso la aprobación del cupo vasco -que en palabras de Ciudadanos es un «cuponazo»- supone otra evidencia de que Montoro ha dejado atrás el tiempo de la moderación.

Fuente: El Mundo

Actualidad

Prev Next

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información