Editorial: El valor de la promoción interna

Uno de los grandes objetivos que se marcaba la Ley 27/2013, de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, era “conseguir un control financiero y presupuestario más riguroso”, reforzando la función interventora y la profesionalidad de los funcionarios encargados de llevarla a efecto. Inmediatamente dijimos que, para conseguir ese objetivo, no eran suficientes los cambios en la legislación, sino que había que poner en marcha tres procesos esenciales:

Puedes seguir leyendo los contenidos de la revista aquí

Si aún no tienes claves, suscríbete aquí

Doctrinal

Prev Next

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información